•  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Inacif envió un memorial al juez Miguel Ángel Gálvez en el que recomienda que el exmandatario siga internado en el Centro Médico Militar, luego de que esta semana tuviera una afección cardiaca.

Los médicos coincidieron en que el exmandatario preso por casos de corrupción es un paciente de alto riesgo, por lo que debe estar en reposo en el hospital militar hasta el 13 de agosto, cuando sea evaluado el cardiodesfibrilador que lleva en el pecho. 

El expresidente debe tener la asistencia de cardiodesfibrilador externo las 24 horas y del equipo de Cardiología del centro médico.

También le recomiendan al paciente no hacer ejercicio debido a las descargas que hizo el cardiodesfibrilador.

El exmandatario sufrió un problema el martes pasado cuando el desfibrilador que tiene implantado en el pecho accionó cuatro descargas al corazón cuando practicana deporte en la cárcel de Mariscal Zavala.

Esto hizo que fuera trasladado al Hospital Roosevelt y después al Centro Médico Militar por orden de Gálvez, juez de Mayor Riesgo B.

César Calderón, abogado de Pérez Molina, dijo que el cardiodesfibrilador no tiene carga y en el país no hay en existencia, por lo que habría que conseguir un aparato en el extranjero y el expresidente podría ser sometido a cirugía para el reemplazo.

En una visita que hizo ayer jueves a Pérez Molina, la Procuraduría de los Derechos Humanos constató que no había desfibrilador externo.

Preso desde 2015, el expresidente es sindicado de ser cabecillas de la organización de defraudación tributaria La Línea. También está acusado en el caso Cooptación del Estado, que integra los expedientes de La Cooperacha y TCQ.

*Noticia en desarrollo


  •  
  •  
  •  
  •  
  •