•  
  •  
  •  
  •  

El mal tiempo está marcando la presente edición del Dakar, puesto que desde que la prueba entró en Bolivia no se ha hecho otra cosa que recortar especiales por las lluvias torrenciales y ya se han suspendido dos etapas: la sexta, víspera de la jornada de descanso, y la novena, SuperBelén, la etapa reina de la prueba, que tenía que celebrarse hoy entre Salta y Chilecito. El británico Sam Sunderland es líder en la categoría de motos y Sébastien Loeb en la de coches.

El debate se ha instaurado en el campamento mientras la organización trata de reagrupar a participantes y asistencias en Salta para poder proseguir mañana la marcha. A última hora de la noche surgió la idea de que la etapa de hoy se trasladara a mañana, jueves, teniendo en cuenta que no había ningún problema en el recorrido y que por sus características podría marcar diferencias importantes en la clasificación.

SuperBelén fue la etapa decisiva para el desenlace de la carrera en 2016, ya sea por las dificultades en la navegación, que este año han aumentado por los cambios introducidos en el reglamento, las inmensas dunas de arena blanda que hay que cruzar y las altas temperaturas que tienen que soportar los pilotos, superando de largo los 40 grados.

La comunicación oficial de ASO indicaba que “la jornada de este miércoles se dedicará a reagrupar el conjunto de los medios de la carrera en Chilecito para poder continuar con la prueba y dar la salida de la décima etapa: Chilecito-San Juan”. Sin embargo, ha nacido la corriente de que se agrupe la carrera en Salta, donde la mayoría de participantes aún no han llegado por las dificultades que se encuentran en la carretera por las crecidas de ríos, y mañana se dispute la etapa entre Salta y Chilecito, que consiste en un trayecto de 977 kilómetros, 406 de ellos cronometrados.


  •  
  •  
  •  
  •  

Comments

comments

Dejar una respuesta