•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Este fin de semana se inició el camino a la Super Bowl, que terminará el próximo 5 de febrero en el NRG Stadium de Houston. Con el triunfo este domingo de los Pittsburgh Steelers sobre Miami Dolphins (30-12), ya se conocen los emparejamientos de la ronda divisional. En la AFC, New England Patriots se medirá a Houston Texans y Kansas City Chiefs a los Steelers. En la NFC, las eliminatorias serán Atlanta Falcons-Seattle Seahawks y Dallas Cowboys contra Green Bay Packers.

La conexión entre el quarterback Ben Roethlisberger y Antonio Brown definió el triunfo de Pittsburgh desde el primer cuarto, cuando dos touchdowns de Brown pusieron un 14-0 que obligaron a ir a los Dolphins siempre a remolque, sin argumentos para dar la vuelta al marcador.

En el partido estrella de la ronda de wild cards, los Green Bay Packers arrasaron a los New York Giants en un gélido Lambeau Field (38-13). El signo del encuentro cambió en dos minutos locos antes del descanso. Hasta ese momento, la defensa de Nueva York había conseguido atar en corto a Aaron Rodgers, llegando a derribar al quarterback hasta en tres ocasiones. Además, los Packers perdían a Jordy Nelson, uno de los puntales de su ataque, tras recibir un fuerte golpe en las costillas.

Cuando peor pintaban las cosas, emergió Rodgers (25/40, 362 yardas y 4 TD) con dos drives de ensueño. En el primero conectó con Davante Adams (1 TD, 125 yardas) tras zafarse de la presión de la defensa (7-6). Y en la última jugada del segundo cuarto, el quarterback del equipo de Wisconsin lanzó un ‘Hail Mary’ que capturó Randall Cobb (3 TD, 116 yardas) para delirio de la afición local (14-6). Rodgers se ha convertido en un maestro de este tipo de jugadas con las que ya deslumbró la temporada pasada ante los Detroit Lions y en playoffs ante Arizona Cardinals. Los Giants no supieron rehacerse del mazazo y acabaron siendo arrasados por unos Packers que, además de Nelson, también perdieron a Blake Martinez y Ty Montgomery por lesión.

El sábado, Houston Texans y Seattle Seahawks consiguieron también la victoria en la ronda de wild card. Los texanos se impusieron con claridad a Oakland (27-14) explotando su solidez defensiva para ahogar a unos Raiders irreconocibles que acusaron la baja de su gran estrella, Derek Carr. Su sustituto, Connor Cook, que hizo historia al convertirse en el primer jugador en debutar en la NFL como titular y hacerlo en un partido de playoff, fue interceptado tres veces por una defensa capitaneada por Jadeveon Clowney.

En el segundo plato de la noche del sábado, los Lions se presentaban en Seattle dispuestos a luchar contra su historia, ya que no ganan un partido de playoffs desde 1991. Seguirá su mala racha, ya que Seattle arrasó (26-6) en un duelo inédito en playoffs. Russell Wilson (23/30, 224 yardas) dirigió con maestría el ataque combinando el juego aéreo con el juego de carrera, y un deslumbrante Thomas Rawls, autor de un touchdown, brilló con 27 carreras, consiguiendo 161 yardas.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here