• 145
  •  
  •  
  •  
  •  

El partido no se retreso a pesar de todas las bengalas que cayeron al terreno de juego y que fueron encendidas en las gradas del estadio del Olympique de Marsella.

Los jugadores del Atlético de Madrid y del Marsella salieron con total normalidad, pero pocos de ellos quisieron mirar al trofeo que estaba delante de sus ojos.

Todos menos Payet. El jugador del Marsella se atrevió a acariciar el trofeo de la Europa League porque no se resistió y por si su equipo perdía al final.

El tocar la copa le pasó factura a Payet porque acabó lesionado a la media hora de partido, teniendo que abandonar el césped entre lágrimas.


  • 145
  •  
  •  
  •  
  •