• 38
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Nadie es profeta en su propia tierra, reza la conocida frase que el propio Ricardo Gareca ratificó al triunfar en terreno incaico. El Tigre, que tuvo una vasta trayectoria como entrenador en Argentina, fue catapultado como ídolo luego de llevar a Perú al Mundial tras 36 años ausente en dicho certamen. Agredecidos, los locales decidieron agasajarlo con una estatua en el Parque Argentina de Lima.

El monumento, erigido a la par de otra figura de gran envergadura como Paolo Guerrero, fue construido de fibra de vidrio en color dorado y tamaño real. Aprobado por el 70% de los residentes del lugar, el gesto tuvo un valor de U$D6.000, una suma intrascendente si se compara con lo que generó sentimentalmente el Director Técnico de trayectoria en Vélez, entre otros clubes locales.

“Es un homenaje al trabajo que realizó la selección al mando de Ricardo Gareca y Paolo Guerrero por retornar al seleccionado a un Mundial luego de 36 años”, dijo la portavoz del municipio, Vivian Navarro. “Éste es un reconocimiento al deporte nacional. Representa la perseverancia y la lucha por un objetivo”, agregó.


  • 38
  •  
  •  
  •  
  •  
  •