•  
  •  
  •  
  •  
  •  

LeBron James humilló a cada defensor que Boston le puso enfrente. Y los Cavaliers no perdieron en absoluto ritmo tras el largo descanso, para seguir invictos en esta postemporada.

James totalizó 38 puntos, nueve rebotes y siete asistencias para que Cleveland derrotara ayer 117-104 a los Celtics en el primer partido de la final de la Conferencia del Este.

“Está jugando a un alto nivel, y ése es el motivo por el que nos estamos apoyando tanto en él”, dijo el entrenador de los Cavs, Tyronn Lue. “Cuando LeBron juega a ese nivel, los otros sólo tienen que mantenerse sólidos y tenemos buenas posibilidades de ganar”.

Tras una inactividad de 10 días, James y los Cavs tomaron rápido una delantera a la que nunca renunciaron.

Kevin Love impuso su mejor cifra en playoffs, con 32 puntos, además de capturar 12 rebotes por los Cavs, que mejoraron a una foja de 9-0 en esta postemporada. Cleveland abrió los playoffs del año pasado con un récord de 10-0 antes de proclamarse campeón de la NBA.

James anotó a placer en la primera mitad y los Cavs edificaron una delantera de 26 puntos.

Avery Bradley y Jae Crowder encabezaron a los Celtics con 21 puntos por cabeza. Isaiah Thomas agregó 17 unidades, en tanto que el dominicano Al Horford sumó 11 puntos, ocho rebotes y seis asistencias.

Love promedió apenas 13,8 puntos por encuentro en las primeras dos rondas de la postemporada. Despertó ante un equipo de Boston que lo dejó fuera de los playoffs en 2015, cuando Kelly Olynyk le dislocó un hombro.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here