•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Naomi Osaka, 20 años, ya ha pasado a la historia como la primera tenista japonesa que gana un título individual de Grand Slam. Se dio a conocer esta misma temporada conquistando el importante torneo de Indian Wells, pero se ha superado conquistando el Open USA a costa de su ídolo de infancia, Serena Williams.

Osaka ha vencido por 6-2 y 6-4 dando un repaso deportivo a una Serena Williams, a sus 36 años fuera de sí anímicamente en el intento de olvidar la reciente final perdida de Wimbledon, ganar su primera corona como madre y llegar al récord de 24 títulos de Grand Slam de Margaret Court.

Buena parte de la gloria que se merece Osaka, que se lleva además un talón por 3,800.000 dólares (3,5 de euros) y asciende al séptimo puesto mundial desde la 19º plaza estrenando condición de top-10, se la robó Serena Williams en el Arthur Ashe Stadium montando el escándalo en su rifirrafe continuo con el juez de silla portugués Carlos Ramos.

Serena Williams se excedió con el juez de silla, el portugués Carlos Ramos

UN ‘COACHING’ RECONOCIDO POR EL TÉCNICO DE SERENA

El lío comenzó cuando el árbitro luso castigó con un aviso por ‘coaching’ a Serena Williams durante el segundo juego del segundo set. Ramos interpretó que había habido un gesto de claro aviso técnico de Patrick Mouratoglou a su pupila Serena, y está prohibido. “Yo no hago trampas, prefiero perder”, le soltó la tenista al juez de silla. Más tarde el entrenador confesaría públicamente que sí había sido ‘coaching’

A la sexta bola de ‘break’ Serena consiguió romper el saque de Osaka, sacudirse el dominio de la tenista de padre haitiano y madre japonesa, que desde los 3 años reside en Estados Unidos. De hecho tiene la doble nacionalidad. La americana se adelantó 3-1, pero en el juego siguiente sufrió el break para 3-2.

La impotencia de Serena Williams

SERENA DESTROZA LA RAQUETA

No aguantó más Serena, que estrelló la raqueta contra el suelo destrozándola. Como indica la normativa, el árbitro cantó el segundo ‘warning’, en este caso por abuso de raqueta. Al ser el segundo aviso significaba punto de castigo para la americana.

Serena Willliams discutiendo con los supervisores del torneo

“ERES UN LADRÓN, PÍDEME PERDÓN”

Y Serena perdió definitivamente los nervios: “Nunca he hecho trampas, tengo una hija y sé lo que está bien. Me tienes que pedir perdón”, le iba diciendo la norteamericana a Carlos Ramos. La tenistas superó la raya de lo aceptable: “Eres un mentiroso, eres un ladrón. Yo no soy una tramposa, pídeme perdón”, le soltó recordándole el ‘warning’ por ‘coaching’ que negaba una y otra vez.

Y Ramos decidió castigar a Serena con un juego perdido, para 3-5 Osaka. Tuvieron que salir los supervisores porque Serena protestaba y enloquecía contra el árbitro. Llorando a sus 36 años mientras se jugaba y con el público a favor al estar en casa.

Mientras tanto, una joven de 20 años se hacía con un puesto en la historia. Aunque con escándalo a cargo de Serena, que ya fue sancionada en su día por insultar a una jueza de línea.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •