• 6
  •  
  •  
  •  
  •  

La fiebre desatada de fichajes y traspasos en la NBA ha llevado a una franquicia a batir todos los records de gasto en salarios en una temporada… y no se trata ni de Warriors ni de Lakers, los que acumulan más talento o mayor número de fichajes. Es Oklahoma City, el equipo de Álex Abrines, que habría llegado al umbral de los 300 millones de dólares en gasto si sumamos los salarios comprometidos y la tasa de lujo.

La gran operación de los Thunder es la renovación de Paul George pero la gota que colmó el base fue el contrato de Raymond Felton, por un año y apenas 2,4 millones de dólares, que dispara la penalización de la tasa de lujo para la franquicia. El elevado coste del proyecto ya ha suscitado críticas dado que se trata de un equipo que apenas ha logrado superar este año la primera ronda de playoff.

Para intentar aliviar esta situación, los Thunder tienen ahora varias soluciones. La principal sería dispersar los 28 millones que deben pagarle a Carmelo Anthony y establecer pagos en más de un año, lo que supondría un ahorro de 49 millones entre su salario y la tasa de lujo. Se podría hacer algo parecido con el contrato de Kyle Singler o firmar a las segundas rondas del draft por el salario mínimo permitido.


  • 6
  •  
  •  
  •  
  •