• 70
  •  
  •  
  •  
  •  

Ya es oficial. Thibaut Courtois vestirá la camiseta del Real Madrid la próxima temporada. El exmeta del Chelsea llega para reforzar la portería blanca que, en los últimos años, tantos rumores ha desatado. De Gea, Alisson, Kepa… varios han sido los nombres que han estado sonando en las pasadas campañas de fichajes, pero finalmente ha sido el belga de 26 años el elegido por Florentino Pérez.

El equipo blanco le venía siguiendo desde hace tiempo, un interés intensificado en las últimas semanas, sobre todo tras su gran actuación en el Mundial de Rusia, y con una intención que le dejaba muy cerca de aterrizar en el Real Madrid. Courtois nunca ha escondido su deseo de que esto sucediese finalmente. “¿Volver a Madrid? Para mí son muy importantes mis hijos, siempre lo he dicho, y viven ahí”, reconocía a principios del mes de julio.

Su llegada es sin duda una buena noticia para Julen, que contará con uno de los mejores arqueros del panorama actual en su plantilla. Sin embargo, implica también un problema, porque en la portería blanca hay ahora overbooking. Courtois se une a Keylor, Casilla y Lunin. Es decir, sobra uno y el Real Madrid está obligado a realizar movimientos en la meta.

La realidad es que Thibaut llega con la condición de titularísimo. Lo es en el Chelsea, donde ha llegado a asegurar que en caso de haberse quedado, no le hubiesen dejado en el banquillo “por mis cualidades”. Y también en la selección belga, con la que ha firmado un Mundial espectacular que le ha servido para ser elegido el mejor del torneo. Esto plantea un problema, primero, con Keylor Navas. El tico es el portero titular del Real Madrid y, a pesar de que sus actuaciones se han llevado alguna que otra crítica en los últimos años, ha sido el meta de las tres Champions consecutivas.

Además, en el club han valorado siempre sus cualidades, su compromiso y su trabajo. Zidane le defendía y le apoyaba, y contaba con él para la próxima temporada. El segundo “damnificado” por la llegada de Courtois, es Kiko Casilla. Si Keylor se queda -no tenía ninguna intención de abandonar el club y siempre ha dicho que le gusta la competencia- pasaría a ser tercer portero. Una situación ante la que podría plantearse buscar una salida, a pesar de que tiene contrato con el Real Madrid.

Tampoco se ha descartado nunca desde el club que el que abandone este curso la primera plantilla sea Andriy Lunin. El joven de 19 años acaba de aterrizar en el fútbol de élite y una cesión a otro equipo podría servirle para crecer como futbolista y disputar más minutos de los que tendrá en el Real Madrid.


  • 70
  •  
  •  
  •  
  •