•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Mario Götze reapareció este sábado con el Borussia Dortmund cinco meses y medio después de jugar por última vez, antes de ser diagnosticado de un trastorno metabólico.

El centrocampista alemán tomó parte en el partido amistoso en el que su equipo, de gira por Japón, derrotó por 3-2 al Urawa Reds al sustituir a su compañero Nuri Sahin y demostró que está totalmente recuperado de la enfermedad que le impedía entrenarse.

Götze, que 48 horas antes había publicado en su timline un mensaje recordando que se cumplían tres años de la victoria de Alemania sobre Argentina (1-0) en la final del Mundial 2014, que se decidió con un gol suyo en el minuto 113, dejó atrás los fantasmas que le han perseguido desde enero y que hicieron temer con su prematura retirada.

El internacional alemán resgresó a Dortmund a principios de la pasada temporada convertido en un hijo pródigo como antes hicieron Nuri Sahin y Shinji Kagawa. Pero a diferencia de sus compañeros, a principios de 2018 vio truncada su felicidad al ser diagnosticado de un trastorno metabólico que le provocaba problemas musculares.

Después de completar con grandes actuaciones sus primeros meses como nuevo jugador negriamarillo, Götze comenzó a notar molestias físicas. Cada vez más frecuentes e insistentes. Fue a raíz de ello que los médicos le diagnosticaron la enfermedad, infrecuente en un futbolista de élite, y comenzó el tratamiento que hizo temer por su carrera.

 

Este sábado, 167 días después de jugar su último partido, Götze volvió a los terrenos de juego “feliz por jugar”. Y es que a sus 25 años tiene todo un futuro por delante.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here