•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los Warriors salieron airosos de su último back to back, lo que les permite aterrizar en Cleveland con la mejor racha del momento (siete victorias consecutivas) y el mejor récord de la NBA: 27-4. Mañana mismo tendremos la mejor prueba posible para calibrar su estado actual. Visitan la cancha de los campeones, la casa de un LeBron James que les arrebató el pasado junio un anillo en unas Finales que se han repetido en las dos últimas ediciones.

Volviendo a lo acontecido esta madrugada, decir que Golden State sudó para llevarse el triunfo en The Palace (113-119). Más que demérito de los pupilos de Steve Kerr, es mérito de unos Pistons que realizaron un gran trabajo defensivo para forzar 23 pérdidas de su rival. Lo que les permitió una cosecha de 33 puntos tras pérdida. “No podemos perder tantos balones, pero hay que darles mucho crédito, son uno de los cinco mejores equipos defensivos de la Liga”, concedió un Steve Kerr cuyo equipo también se vio superado con holgura en la pintura durante la primera mitad.

Tras su reciente paternidad, Draymond Green se reincorporó al grupo. Podría haberlo hecho con un triple-doble (10 rebotes y 12 asistencias) de no haber sido por su aciaga noche en el tiro (1/8). Al ala-pívot, nacido en el estado de Michigan, le llamó la atención que buena parte de los 21.000 seguidores que acudieron a Auburn Hills no apoyaran a los Pistons, sino a sus Warriors. “Esto demuestra lo que es este equipo”, destacó.

Kevin Durant (32+8) volvió a ser el mejor en los californianos. Curry dejó algún destello de su magia y completó un correcto encuentro (25+3+8) en el que superó a Nowitzki en la lista de triplistas de todos los tiempos —ya es decimosexto con 1.711 bingos—, pero fue Klay Thompson quien se encargó de acabar con la resistencia de los Pistons. El escolta maquilló su gris noche con un buen par de últimos minutos. En los locales, el toque de atención a Tobias Harris surtió efecto. Stan Van Gundy le hizo salir desde el banquillo y él respondió con 26 tantos y 7 rebotes.

De nuevo los Bulls en el camino

Como no podía ser de otra manera, una noche más hay que destacar un par de datos relevantes por parte de Golden State. Son ya 14 las victorias seguidas que llevan como visitantes ante equipos del Este. O lo que es lo mismo, han igualado ya la segunda mejor marca on the road entre equipos de diferentes Conferencias. Y en lo que se refiere a su lucha paralela con la historia de la NBA, también siguen rompiendo barrera. Tal y como detalla ESPN, los Warriors han necesitado 113 partidos de Regular Season para conseguir 100 victorias desde el arranque del curso anterior. Contando desde el inicio de una temporada, esto supone un nuevo récord histórico al mejorar los 114 encuentros que los Bulls de Jordan firmaron entre 1995 y 1997.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comments

comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here