•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los Utah Jazz han cortado por lo sano la agria polémica desatada por los insultos racistas de uno de sus aficionados a Russell Westbrook: han prohibido a Shane Keisel la entrada de por vida a cualquier tipo de evento que se celebre en el Vivint Smart Home Arena. La franquicia basa su sanción en el “abuso verbal excesivo y despectivo dirigido (por parte de Keisel) a un jugador durante un encuentro, violando el Código de Conducta de la NBA”.

“Todos merecen la oportunidad de disfrutar y jugar en un ambiente seguro, positivo e inclusivo. El comportamiento ofensivo y abusivo no refleja los valores de la familia Miller, nuestra organización y esta comunidad. Todos tenemos la responsabilidad de respetar el baloncesto y, lo que es más importante, a nosotros mismos como seres humanos. Este siempre ha sido un sello distintivo de nuestra increíble base de aficionados y siempre debe ser nuestro estándar para avanzar”, aseguró Steve Starks, presidente de Utah Jazz, en un comunicado.

El comunicado de los Utah Jazz


  •  
  •  
  •  
  •  
  •