• 15
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los Chicago Bulls han despedido a Fred Hoiberg, según informa Shams Charania (The Athletic). El entrenador cumplía su cuarta temporada en la franquicia de Illinois y acumulaba un balance de 115 victorias y 155 derrotas en 270 partidos, un 42,6%. En esta campaña, sumaba solo cinco triunfos en 24 encuentros, uno en los últimos once. “Las decisiones como estas nunca son fáciles de tomar, sin embargo, sentí que era la elección correcta para nuestra organización en estos momentos”, dijo John Paxson, vicepresidente ejecutivo de operaciones de los Bulls.

“Después de una evaluación exhaustiva, elegí hacer este cambio teniendo en cuenta el desarrollo general de nuestro conjunto. Como equipo, creo que es imperativo que avancemos en la dirección correcta y desarrollemos los hábitos correctos para ayudar a nuestro jugadores, no solo ahora, sino también en el futuro”, continuó Paxson.

Jim Boylen, entrenador jefe asociado con Hoiberg, asciende al puesto de primero. En principio, y según K. C. Johnson (Chicago Tribune), continuará hasta el final de la Regular Season. Está muy bien considerado dentro de la organización y ya dirigió al equipo a finales de 2008 como sustituto de Scott Skiles (Pete Myers hizo de puente entre ambos durante un partido) y ganó 24 de 56 encuentros.

Hoiberg, desde 2015 a 2018

Hoiberg llegó a la Ciudad del Viento en el verano de 2015 desde Ioawa State, universidad a la que había dirigido durante cinco temporadas. Firmó por cinco años y 25 millones garantizados cada uno. Si no ficha por ningún otro conjunto, los Bulls deberán hacerse cargo del resto de su salario.

La llegada del técnico de Nebraska puso punto final al ciclo Tom Thibodeau en Chicago. Sin embargo, Hoiberg nunca dio con la tecla. En sus inicios se encontró un proyecto que daba sus últimos soplos de vida. Pau Gasol, Mirotic, Rose, Butler… las piezas eran de calidad, pero nunca se ensamblaron con acierto: los quintetos eran inconsistentes, no había una idea clara en ataque con las lesiones golpeando constantemente y el muro defensivo que construyó Thibs con estos mismos hombres se vino abajo como un castillo de naipes. El resultado fue decepcionante: fuera de playoffs el primer año, clasificación con suspense en el segundo con un 50% de victorias (41-41) y la idea generalizada de que el puesto le venía demasiado grande al exjugador.


  • 15
  •  
  •  
  •  
  •  
  •