•  
  •  
  •  
  •  

detalles-amistoso-guatemala-el-salvador-2016-1Por Juan Francisco Romero

Un nuevo descenso marcó el ranking FIFA del mes pasado para Selección Nacional, que de alguna forma reflejó el adiós al sueño mundialista. Retroceso. Pareciera una constante en el balompié nacional.

Con la goleada a Suchitepéquez anoche se cerró un nuevo capítulo en la historia guatemalteca en la Liga de Campeones de la CONCACAF. Ni antigüeños ni venados lograron avanzar a siguiente ronda. Como ha ocurrido con cremas y rojos, pese a la oportunidad de tener más que una serie directa, los cuartos de final del torneo regional aún se ven distantes para el fútbol nacional.

Hasta hace algún tiempo la excusa de que la superioridad norteamericana hace de este un torneo prediseñado, independientemente del formato, para ver una fase final fratricida entre mexicanos y estadounidenses. Pero equipos panameños y ticos han cambiado esa historia, eliminando a históricos como el Monterrey.

Salvo el recordado éxito quetzalteco ante las Chivas, octubre se ha convertido en una especie de cementerio para las aspiraciones de los equipos guatemaltecos demostrando que los fracasos no son exclusividad de la azul y blanco, sino que también se debe considerar a los equipos, que en parte es la consecuencia de las decisiones de sus dirigentes: más cantidad de extranjeros, poca formación del recurso humano nacional tanto en jugadores como técnicos, torneos largos con muchas fechas que alejan a los aficionados quienes se limitan a asistir a la fase final, en fin.

La reflexión acerca de una nueva eliminación debería aprovechar la coyuntura que se vive con el intento de cambios que se pretende hacer a nivel de estatutos y elecciones de la Federación. Sí finalmente se quiere el verdadero desarrollo del fútbol local, se necesitan de proyectos integrales, unificados en cuanto a los objetivos, enfocados a conseguir cosas importantes y no solo a buscar los beneficios de un equipo. Poco sirve aprobar reglamentos o normativas que permitan ganar un torneo local cuando no se trasciende ni se llega a alcanzar un respeto regional. Otro fracaso a nivel de clubes deja la percepción que el desarrollo esta bastante lejos.


  •  
  •  
  •  
  •  

Comments

comments

Dejar una respuesta