• 10
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

De entre las pujas por hacerse con los Carolina Panthers ha emergido el que apunta a ser su comprador final y, por lo tanto, el nuevo miembro de la exclusiva cofradía de propietarios de una franquicia de la NFL. Se trata de David Tepper, un inversionista de 60 años de edad y cuya fortuna se estima en 11.000 millones de dólares. Los que serán su próximos compañeros, los dueños de equipos de la mayor liga del mundo, votarán la semana que viene si le conceden el derecho de comprar a los Panthers, algo que se da por descontado que sucederá.

Tepper habrá ganado, si es que lo hace, a sus contrincantes por dos asuntos esenciales. El primero es que tiene la liquidez para hacer frente al pago, a tocateja si fuese preciso, de los entorno a 2.500 millones de dólares en los que se especula que se cerrará la operación. El segundo es que asegura que mantendrá a los Carolina Panthers en la ciudad de Charlotte, ya que cree en ese mercado y cree que puede hacer mucho dinero en él sin mover al equipo, algo que la NFL quiere una vez movidos dos equipos a Los Angeles y uno a Las Vegas en el último lustro.

Este inversionista posee una pequeña participación de los Pittsburgh Steelers que, por supuesto, tendrá que vender antes de poder hacerse con los Carolina Panthers. Lo que indica esto es que su atracción por la NFL, como hobby y como negocio, viene de atrás.

Si la venta se produce por 2.500 millones de dólares estaríamos ante la venta más cara de la historia de cualquier equipo deportivo. El récord, ahora mismo, lo ostentan los Houston Rockets, que se vendieron por 2.200 millones el pasado mes de septiembre de 2017. En la NFL, la franquicia más cara fue la última que se vendió, los Buffalo Bills que compraron los Pegula por 1.400 millones de dólares. 2.000 millones también valieron Los Angeles Dodgers, de la MLB, y Los Angeles Clippers, de la NBA. En cuanto al fútbol, la cifra suprema la ostenta el Manchester United, por cuya propiedad pagó 1.470 millones de dólares la familia Glazer ya en el año 2005.

Según la lista Forbes de franquicias deportivas más importantes, los Carolina Panthers se encuentran en el puesto 37 del mundo. Tiene por delante a 21 equipos de la propia NFL, 5 de fútbol (Manchester United, F.C. Barcelona, Real Madrid, Bayern de Munich y Manchester City), 5 de NBA y 5 de MLB.

El precio de mercado que se le estima es de 2.057 millones de dólares. Sobrepagar hasta los 2.500 millones, si es que ese es el precio final, tiene sentido por la puja que siempre se abre en estos asuntos. Vimos lo mismo con Rockets, Dodgers, Clippers o Bills, todos ellos negocios que salieron más caros que la valoración que Forbes hacía de los equipos.

Los Carolina Panthers se pusieron en venta cuando su dueño y fundador, Jerry Richardson fue acusado de acoso sexual y de haber creado un ambiente de trabajo tóxico en la franquicia. Antes de que la NFL le pidiera desaparecer, algo que iba a pasar con toda seguridad, decidió hacerse a un lado y abandonar toda pretensión de seguir con el negocio.

Los Panthers son uno de los últimos equipos en llegar a la liga. Se fundaron en 1995 y, desde entonces, se han ido estableciendo, a pesar de su falta de pedigrí, como uno de los protagonistas esenciales de la NFL. Es una de las ocho franquicias (Eagles, Giants, Patriots, Steelers, Broncos, Colts, Seahawks) que ha jugado dos Super Bowls en el siglo XXI, aunque es cierto que es la única de ellas que no se ha hecho con el anillo.


  • 10
  •  
  •  
  •  
  •  
  •