•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ronda Rousey llegó a la fama en la UFC por su facilidad para deshacerse de sus rivales, pero en la noche del viernes, la norteamericana de 29 años recibió su propia medicina de manos de la brasileña Amanda Nunes que la destrozó en unos 48 segundos certeros, enviando a la lona, sin remisión a la ex campeona.

El esperado combate de Rousey (12-2), que regresaba al ring como gran atracción de la UFC, acabó siendo una autentica carnicería ya que Amanda Nunes ((14-4), no tuvo piedad de la campeona y después de certeros golpes de derecha e izquierda, acabó con Rousey en la lona, seminconciente, pero claramente derrotada, ante los 18.533 espectadores que llenaron el T-Mobile Arena, el acontecimiento de la UFC más seguido en la historia en Las Vegas.

Rousey, medalla de bronce en los Juegos Olímpicos, no pudo ni tan siquiera sacar sus guantes ni llegar en ningún momento a la cara de la brasileña, que se llevó el cinturón con total autoridad y un cheque mucho más pequeño que su rival, apenas 200.000 dólares. “Cuando conecté mi derechazo por debajo, sabía que se iba a caer rápido”, dijo una satisfecha Nunes.

Rousey, que se había recluido tras su última derrota ante Holly Holm, ni tan siquiera quiso participar en las entrevistas y promoción previa al combate, aduciendo que no quería distracciones antes de la pelea, pero visto el resultado, está claro que su carrera en la UFC parece estar tocada de muerte.

Duda Rousey

“Es una mujer competitiva, que le encanta ganar y claramente, esta noche no fue la suya”, dijo a la prensa el presidente de la UFC; Dana White, que pudo estar junto a la derrotada 45 minutos después de la derrota. “Es pronto para hablar de su futuro y no quiero hablar por ella, pero veremos lo que ocurre en las próximas semanas”, dijo White.

El combate de la UFC fue seguido por millones de espectadores por televisión en Estados Unidos y llenó el T-Mobile Arena, que dejó en taquilla nada menos que 4,7 millones de dólares. Sin duda, unas entradas caras para un espectáculo que solo duró 48 segundos, al mejor estilo Mike Tyson de su mejor época.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here