•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Su polémica y controvertida actitud le pasó factura una vez más durante su duelo de segunda ronda en el Abierto de Roma, donde fue descalificado tras lanzar una silla a la pista durante el partido contra el noruego Casper Ruud.
El australiano parece que tenía claro que iba a causar problemas en el Foro Itálio.

En su partido deprimera ronda ante el ruso Daniil Medvedev perdió la calma tras ir perdiendo por 2-1 en el set decisivo. Esta vez lanzó su raqueta al suelo con rabia. Después agarró una de las sillas de su lado para lanzarla al centro de la pista.
Además, pateó una botella y el árbitro ordenó su descalificación de forma inmediata, lo que dio a Ruud el pase a los octavos de final.

Todos los presentes quedaron sorprendidos, una vez más, por la actitud de Kyrgios, quien hace todo lo posible para no ser del agrado de los aficionados.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •