•  
  •  
  •  
  •  
  •  

El base de los Cavaliers ya fue decisivo en el séptimo encuentro de la última final de la NBA y ha vuelto a serlo en el primer duelo de los dos equipos en esta temporada, programado como plato fuerte de la tradicional jornada de Navidad. Apoyados en un soberbio Kevin Durant, los Warriors han dominado casi siempre y han llegado a disponer de una máxima ventaja de 14 puntos en el último cuarto (80-94), pero Irving se ha echado a su equipo a las espaldas y, con 14 de sus 25 puntos en el período decisivo, ha liderado la remontada de los suyos.

El base ha culminado el trabajo con un increíble canastón a tres segundos del final, superando una muy buena defensa de Klay Thompson. Los Warriors aún han podido llevarse la victoria pero Kevin Durant se ha ido al suelo en la jugada final y ahí se han evaporado sus últimas opciones. Los árbitros no han querido señalar un posible pisotón de Richard Jefferson.

La repetición de la última final de la NBA ha sido un auténtico partidazo, que ha ido de menos a más. Golden State ha dominado casi siempre el marcado de la mano de un Kevin Durant (36 puntos)que lo hacía todo y un Klay Thompson (25 puntos con 5 triples) infalible desde el exterior. No ha sido el día de Stephen Curry (15 puntos y 3 asistencias), que siempre suele rendir por debajo de lo habitual en los partidos de Navidad pero los Warriors no le han echado de menos y han sabido manejar bastante bien el partido.

A los Cavs les ha salvado la fe, pues nunca han bajado los brazos a pesar de que a cada remontada suya respondían los Warriors con un nuevo tirón. Los Warriors se escaparon a dos minutos del descanso (40-50) pero Cleveland logró empatar con la primera canasta de la reanudación (55-55). Los de Kerr volvieron a intentar la escapada en el tercer cuarto pero cuatro triples de LeBron James ajustaron entonces el marcador. La tercera escapada de los californianos parecía la definitiva, pues se colocaron 14 arriba (80-94) a nueve minutos del final del encuentro aprovechando un descanso de James.

El regreso a pista de Lebron (31 puntos al final) pero, sobre todo, la explosión anotadora de Irving han dado vida de nuevo a los Cavaliers cuando ya parecían derrotados. Golden State no ha sabido cerrar el partido y ha visto como un mate de concurso de James le daba la vuelta al partido a menos de dos minutos del final (105-103). Un mate de Green y un triple de Curry volvieron a adelantar a los Warriors (105-108) pero a partir de ahí Irving se hizo un dueño y volteó el marcador con dos canastas en los últimos 37 segundos. Entre medio, Golden State agotó una posesión de 24 segundos sin tirar, cavando parte de la fosa en la que les acabó metiendo el base local.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here