El juvenil del Real Madrid está muy cerca de concretar su transferencia al equipo recién ascendido para jugar allí esta temporada y tener el rodaje que le faltará en el Merengue.

Takefusa Kubo, el atacante de 18 años que jugó la Copa América con Japón y luego se sumó al plantel que dirige Zinedine Zidane en el Real Madrid, finalmente dejará el Merengue por un año para tener roce en la Liga española, donde jugará en Mallorca.

En un principio, parecía que el futuro del japonés -que viajó a la pretemporada del Madrid en Canadá y sorprendió a todos- iba a estar en el Castilla, el equipo filial del Real, pero la decisión final es cederlo a un equipo de primera, para que vaya ganando experiencia.

Kubo se formó en La Masía, el centro del Barcelona, pero por una sanción que la FIFA le impuso al club catalán, tuvo que volver a Japón y tras cuatro años en España, se incorporó a las inferiores del FC Tokyo.

Tras haber cumplido la mayoría de edad, los dos más poderosos de España se lo disputaron, y el Barcelona se bajó de la puja por no querer pagar lo que el jugador pretendía, algo a lo que el Madrid accedió.

«Kubo es un jugador del Real Madrid y tiene futuro. Sabemos que puede pasar de todo hasta el 31, pero espero que se quede aquí entrenando, progresando y jugar de inicio con el Castilla. Es importante porque es futuro del Real Madrid», había dicho Zidane en su momento. Ahora, parece que lo tendrá lejos por un año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here