•  
  •  
  •  
  •  
  •  

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, se mostró hoy “convencido” de que el Mundial de Rusia 2018 será “el mejor de la historia”, horas antes de que se celebre el sorteo en el Palacio del Kremlin.

“Estoy convencido de que el Mundial de Rusia será el mejor de la historia. Esa es nuestra misión, organizar el mejor Mundial. Por lo que he visto, todo está preparado y lo que no, lo estará muy pronto”, afirmó Infantino en rueda de prensa.

Infantino subrayó que la organización del Mundial de Rusia es “especial” y “única” y destacó el compromiso de todos los estamentos, desde el presidente ruso, Vladímir Putin, a los voluntarios.

En especial calificó de “increíble” el estadio Luzhnikí, donde se jugará el partido inaugural del Mundial y la gran final, y llamó a dejar atrás los prejuicios en relación con Rusia o el mundo árabe, aduciendo que Occidente también tiene cosas de que avergonzarse. “El fútbol es magia y pasión. El fútbol puede cambiar muchas cosas y tiene el poder de hacer que la gente sienta cosas diferentes sobre los países. Todo el mundo que venga a Rusia, será bienvenido”, dijo.

Destacó que el sorteo será “un momento emotivo” para él, al ser su primero como máximo dirigente de la FIFA, pero recordó que es un “experto”, ya que organizó varios empezando con el de la Eurocopa de 2008. En relación al juicio que arrancó recientemente en Nueva York contra varios funcionarios latinoamericanos de la FIFA por corrupción, aseguró que su organización colaborará en todo lo que pueda, pero se negó a especular sobre el proceso.

“Es importante destacar que la FIFA en todas esas investigaciones penales figura como una víctima. Ciertas personas se aprovecharon de la FIFA en su propio beneficio”, destacó.

Además, dio las gracias a las autoridades de EEUU y Suiza por sacar a la luz la corrupción en el fútbol, pero llamó a trazar una línea entre ese pasado corrupto y el futuro de la FIFA.

El escándalo de dopaje en Rusia se cuela en el sorteo del Mundial

El escándalo de dopaje de Estado en Rusia, que le puede dejar fuera de los Juegos de Invierno del próximo año, se coló hoy de lleno en el sorteo del Mundial que se celebrará en el Palacio del Kremlin.

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, y el jefe de la Unión de Fútbol de Rusia, Vitali Mutkó, fueron acribillados a preguntas sobre dopaje, por lo que el fútbol y el sorteo se vieron relegados a un segundo lugar.

“Declaro que estoy dispuesto a comparecer ante cualquier tribunal y demostrar que en Rusia no hubo y no hay ningún programa de apoyo al dopaje. ¡No lo necesitamos! ¿Qué pasa que Rusia inventó el dopaje?”, dijo Mutkó, en respuesta a la prensa estadounidense.

Mutkó criticó a medios como el New York Times por convertirse en portavoces del Comité Olímpico Internacional (COI) al anunciar de antemano las decisiones en contra de Rusia.

“Por ejemplo, ahora usted dice que nuestra selección será excluida al completo. ¿Usted ya conoce la decisión? Los castigos colectivos se han convertido en una costumbre demasiado popular”, aseguró.Recordó que después de que esa cabecera publicara hace unos días el diario del antiguo director del laboratorio antidopaje de Moscú, Grigori Rodchenkov, el hombre que denunció el dopaje de Estado en Rusia, Mutkó ofreció una entrevista al rotativo.

El funcionario aseguró que el New York Times le respondió que no necesitarían comentario alguno hasta que se conozca la decisión del COI, que determinará el 5 de diciembre si excluye a Rusia de los Juegos.

“Rodchenkov me dijo que no lo despidiera. Me propuso poner patas arriba al COI y a la Agencia Mundial Antidopaje (AMA). Le despedí y de inmediato el jefe de la AMA dijo que Rodchenkov comenzaría a lanzar acusaciones en EEUU. En la AMA me dijeron que no era un testigo fiable. ¿Y qué pasó?”, apuntó.

Y recordó que hay países donde las excepciones médicas afectan a cientos de deportistas, lo que consideró un dopaje encubierto, que no es investigado por ninguna organización o medio de comunicación.

“Si un deportista está enfermo, que compita en los Juegos Paralímpicos”, aseguró.Destacó que hasta 2009 Rusia era “un país cerrado” en cuestiones de dopaje, pero desde entonces ha abierto sus fronteras para que la AMA y las organizaciones correspondientes puedan trabajar libremente.

“Se nos quiere presentar como una especie de eje del mal. Debe haber unas reglas iguales para todo. Vamos a acabar con el deporte”, subrayó Mutkó, considerado por algunos medios el principal responsable del programa de dopaje de Estado en Rusia.

En cuanto a la posible exclusión de los Juegos, abogó por que prevalezca “el sentido común” y recordó que “nadie ha eliminado la presunción de inocencia”.

Por su parte, Infantino aseguró que dicho escándalo “no tendrá ningún impacto” en la Copa del Mundo y puso en duda de que haya alguna organización deportiva que haga más controles que la FIFA.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •