•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, anunció el domingo una serie de nuevos impuestos y beneficios de préstamos para las familias como parte de los esfuerzos de su gobierno para aumentar la tasa de natalidad mientras mantiene una línea dura contra la inmigración.

Orban, uno de los críticos más abiertos de la inmigración masiva a Europa desde Medio Oriente y Asia, también dijo que su gobierno apunta a mantener el crecimiento económico un 2 por ciento por encima del promedio de la Unión Europea en los próximos años a pesar de una esperada desaceleración global.

“Hay menos y menos niños nacidos en Europa. Para Occidente, la respuesta (a ese desafío) es la inmigración. Por cada niño desaparecido debería haber uno que venga y luego los números estarán bien”, dijo en su discurso del estado de la nación.

“Pero no necesitamos números. Necesitamos niños húngaros”, dijo Orban, anunciando un programa de beneficios de siete puntos para las familias y los recién casados.

Primer ministro de Hungría, Viktor Orban, deja el escenario luego de su discurso sobre el estado de la nación en Budapest, el 10 de febrero de 2019.

Las nuevas medidas incluyen la expansión de un programa de préstamos para familias con al menos dos hijos para ayudarles a comprar casas, subsidios para la compra de automóviles y exoneración del impuesto a la renta personal para mujeres que crían al menos cuatro hijos.

Las mujeres menores de 40 años que se casan por primera vez serán elegibles para un préstamo subsidiado de 10 millones de dólares (36.000 dólares), dijo Orban. Una tercera parte de la deuda será perdonada cuando nazca un segundo hijo y se suspenderá todo el préstamo después del tercer hijo.

“Esta es la respuesta para los húngaros, no la inmigración”, dijo Orban.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •