• 48
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Unos hombres subidos a los tejados de los edificios colindantes al campo de entrenamiento de Brasil hicieron saltar las alarmas entre los periodistas que cubren la información de la selección brasileña. ¿Espías? ¿Curiosos? Enseguida la CBF dio la clave de la presencia de esas personas. “Es un equipo antidrones”.

La selección brasileña ha dado el OK a un grupo de personas ofrecido por la FIFA y las autoridades rusas que se dedican a desactivar de manera electrónica los drones que sobrevuelen los campos de entrenamiento con el objetivo de espiar las sesiones a puerta cerrada. La realidad es que parece poco probable que una selección rival vaya a utilizar esta herramienta de espionaje, pero Brasil no quiere que nada le falle y ha puesto todo la seguridad a su alcance para que nadie pueda ver su trabajo a puerta cerrada.

De hecho, Brasil tiene hasta un listado de todas las personas que están alojadas en el edificio anexo al campo de entrenamiento para que nadie ajeno a él pueda entrar durante las sesiones secretas de Tite.

Durante los partidos, la FIFA también tiene un protocolo de seguridad contra los drones, pero en este caso para evitar posibles ataques terroristas. Unos inhibidores impiden que ni siquiera despeguen en los alrededores del estadio y los expertos son los encargados de desactivarlos si ya sobrevuelan las cercanías del recinto deportivo.


  • 48
  •  
  •  
  •  
  •  
  •