•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Roger Federer llegará al Open de Australia 2017 con su ranking más bajo desde 2001, cuando todavía faltaban dos años para que levantara su primer título de Grand Slam (Wimbledon 2003): número 17 del mundo.

Pero Roger no lo ve, en absoluto, como algo negativo. “Espero que no va a tener ninguna importancia para mí pero estoy jugando tan bien que no importa a quien me enfrente”, aseguró el suizo a la CNN.

“Quizá sea incluso mejor encontrármelos pronto porque no estaré tan cansado. Es lo que hay que ver… “, valoró Federer. Sabe que quien tuvo, retuvo. Y que quince años en lo más alto (seis de ellos, sin oposición) son la mejor carta de presentación antes de salir a la pista… y también una baza mental ante según qué rivales.

“Prefiero pensar que el resto no desearán que el cabeza de serie número 17 esté en su parte del cuadro a ser yo quien esté pensando que ojalá no esté yo en su sección”, sentenció.

Federer regresó a la competición en la Copa Hopman tras seis meses de ausencia por culpa de una lesión de rodilla. En Perth cayó frente al alemán Alexander Zverev y superó al británico Dan Evans y al francés Richard Gasquet. Roger está feliz con su preparación del Open de Australia.

“Estoy emocionado por volver. Seis meses es mucho tiempo pero si miras que son los primeros seis meses de mi carrera de 20 años en realidad no son nada”, sentenció.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comments

comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here