• 23
  •  
  •  
  •  
  •  

El diario ‘Bild’ ha publicado un extracto de la biografía que el médico Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt acaba de publicar y en donde aprovecha para ajustar cuentas con el ex técnico del Bayern de Múnich Pep Guardiola. Estas son algunas de las frases, transcritas por nuestro colaborador en Alemania Juanma Romero, que Müller-Wohlfahrt dedica el entrenador catalán y que aparecen en el libro ‘Ver con las manos: mi vida y mi medicina’.

PRIMEROS CONTACTOS

“Con Guardiola, el clima cambió en el Bayern y se hizo cada vez más claro que no confiaba en mí ni en mi equipo. Por un lado, no se interesaba por cuestiones médicas, pero luego exigía que realizáramos milagros. El primer día estuvo bien, el segundo también, pero en el tercero… ¿Qué está pasando aquí? Pensé que llegaba al mejor departamento médico del mundo y tenemos dos lesionados de larga duración que deberían haber estado recuperados tras el primer diagnóstico. ¿Qué pasa con eso?, me dijo en un tono agresivo y de reproche”.

TENSIONES

“Tras la pretemporada, las tensiones fueron en aumento. Guardiola me exigió que asistiera a cada sesión de entrenamiento. Por lo visto, me vio en el papel de un mero acataórdenes de quien podía deshacerse en cualquier momento. Le dije que aunque el Bayern era una cuestión de corazón, también tenía mi consulta. Pero eso no le interesaba. Al principio creyó que sería fácil prevalecer contra mí. Pero cuando se dio cuenta de lo grande que era el apoyo del equipo y del club hacia mí, solo se enojó más”.

COMPARACIÓN

“Recuerdo una temporada con Heynckes en la que solo hubo tres lesiones musculares. Y no tiro de mi memoria ni de mi instinto, sino de las estadísticas oficiales del Elite Club Injury Study de la UEFA, donde el Bayern siempre estuvo entre los clubes con menos lesiones. Pero vino Guardiola. Y justo en la primera temporada tuvimos muchas más lesiones musculares que en la exitosa 2012/13. Y él lo sabía todo mejor: cinco minutos de calentamiento rápido eran suficiente. Pero eso no podía ser bueno”.

CONFIANZA

“Simplemente no pude llegar a Guardiola con la forma en que pienso y trabajo. Incluso mis informes de jugadores lesionados no le interesaron. Cada vez que quería hablar con él, inmediatamente se daba la vuelta y se alejaba. Con Heynckes, Van Gaal, Hitzfeld y Lattek fue muy diferente. Siempre estuvieron bien informados sobre mi forma de trabajar y por esa misma razón me dieron su confianza. A diferencia de Guardiola, observaron los tratamientos en el vestuario, vieron la precisión, la concentración y la experiencia con la que se resolvían los problemas y también sabían que los tratamientos eran generalmente indoloros”.

ENFADO

“Las tensiones entre Guardiola y yo siguieron en aumento a lo largo de los meses. Cada vez que retiraba a un jugador debido a una lesión muscular, él estaba enojado. Es ridículo, podría seguir jugando, decía molesto”.

ENCONTRONAZO

“Guardiola y yo nos sentamos en la gran mesa, donde los jugadores desayunaban, con los platos aún en ella. Iba a ser una charla, y se convirtió en un escándalo. Perdí los estribos, le grité y luego golpeé mi puño en la mesa con tanta fuerza que los platos y tazas volaron. Por primera vez en todos estos años me volví ruidoso. No podía entender como un entrenador con los mismos años de edad que los que yo llevo trabajando para el Bayern, no prestase ninguna atención a mi experiencia”.

PERSONALIDAD

“Creo que Guardiola es una persona con poca confianza en sí mismo y que hace todo para disimularlo. Por eso parece vivir con un miedo permanente, no a las derrotas, sino a la pérdida de poder y autoridad”.

DIMISIÓN

“De vuelta a Munich, fui a la oficina y les conté a mis colegas lo que había sucedido en Oporto. A primera hora de la tarde, hablé con mi esposa y mi hijo, y en ese mismo momento decidí que tenía que dar el paso: renunciaría como médico del Bayern después de 38 años”.


  • 23
  •  
  •  
  •  
  •