•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Espectacular cierre de la temporada 2017 de automovilismo

El intenso sol que se posó sobre el Autódromo Pedro Cofiño no solo calentó la pista, también las acciones de las distintas categorías cuyos cierres de temporada se tornaron en algunos casos dramáticos y en otros polémicos. No cabe duda que el duelo de la Fórmula Mazda entre Juan Pablo Glover, George Hazbun y Mauricio Roque hizo vibrar a los aficionados, mientras que el poder de Andrés Lush Saravia quedó demostrado al coronarse en la GT1, la categoría reina del automovilismo guatemalteco.

Precisamente Lush Saravia había avisado el sábado al imponer un tiempazo en las tantas clasificatorias lo que hacía presagiar que el domingo sería un monólogo del piloto que durante la semana tuvo oportunidad de probar con éxito, en Barcelona, un BMW del serial GT Open.

Saravia tuvo en sus manos un auto perfecto y con esa arma letal no dejó que los Porsche de Mauricio Roque y José Iturbide presionaran como ellos saben hacerlo ya que el Corvette sacó importante ventaja y así se impuso en los dos heats de la carrera.

“Muy feliz por la corona, por el desempeño del auto y por la calidad de rivales que sin duda van a mejorar para la próxima temporada”, indicó el piloto nacional quien también estuvo muy activo dirigiendo las acciones de la Copa Toyota Yaris Eurol.

 

En la categoría GTS Fernando Saravia, en su Toyota Célica llegaba como campeón ya coronado en la fecha anterior, mientras que en la GTV la dupla de Víctor Hugo López y Ricardo Chen celebraron el título.

El Pato Castillo se corona en la Vintage GTR
Otro de los pilotos llamados a destacar en la jornada de hoy era Adolfo el Pato Castillo, quien llegaba con posibilidades de pelear por dos títulos, pero solo uno pudo sellas y fue el de la competitiva y cada vez más popular categoría Vintage, cuyo Datsun fue el mejor bólido de la campaña y así lo dejo muy claro al administrar muy bien su vehículo y no cometer errores.

El ganador del primer heat fue Ricardo Chen el el Datsun que comparte con Víctor Hugo López, quienes el sábado pusieron la pole position e hicieron valer su favoritismo en la primara manga que se disputó bajo un sol inclemente.

Para el segundo heat, Castillo deseaba ganar, tal y como lo comentó al saber que ya era campeón como un regalo para sus seguidores, pero tuvo un contacto con Víctor Hugo López y ambos quedaron retrasados, esas circunstancias fueron aprovechadas por Mauricio Roque quien libró un duelo intenso de autos BMW con Arnoldo Daetz, quien remató de forma espectacular el heat y sobre la meta le ganó la batalla a Roque.

Daetz, quedó como ganador de la fecha y demostró a lo largo de la temporada que haber mejorado su BMW con el apoyo del Botoneta Racing Team dio sus frutos y al final fue uno de los pilotos que generaron sensaciones agradables en la categoría.

En la categoría GTO el dominador de la temporada fue el piloto Víctor Aqueche, del Botoneta Racing Team.

Mauricio Roque gana título en cierre de infarto
La Fórmula Mazda dio ayer un espectáculo de otro nivel, y desde el sábado se esperaba que así fuera, reñido y con tintes de dramatismo. La pole position fue para Juan Pablo Glover, mientras que el primer heat fue de Mauricio Roque, quien se impuso de punta a punta para dejar a Glover segundo y Hazbun tercero.

La tensión para el segundo heat era evidente porque las posiciones estaban cerradas y nadie quería ceder ni un milímetro, y así fue la carrara desde el banderazo de salida cuando George Hazbun tomó la delantera al final de la recta y obligó a Glover a ir detrás.

Hazbun no logró sacar la suficiente ventaja y Glover lo alcanzó, pero tuvieron un contacto y posteriormente Hazbun fue sancionado con una parada en la calle de pits por una acción antirreglamentaria y ese fue el momento clave ya que Roque pasó a comandar la prueba hasta que recibió la bandera a cuadros y celebró a lo grande la corona de una categoría que fue pareja, peleada y muy intensa.

Marcos Reichert se sube al punto más alto del podio en la Copa Toyota Yaris Eurol
La monomarca también tenía tintes de dramatismo luego del triunfo de Marcos Reichert en el primer heat que se disputó el sábado.

Eso le dio armas para hacer un segundo heat en el que esperaba coronarse ya que volvía a salir primero, pero en un duelo con Adolfo el Pato Castillo tuvieron un contacto en la curva de los valientes, cuya sanción, a criterio de los comisarios fue para el Pato, quien allí perdía las posibilidades de coronarse y dejaba servido en bandeja de plata el título para Marcos, ya que además de la penalización experimentó problemas en su vehículo.

Para el tercer heat, con parrilla invertida, el Pato salía último y Marcos se dedicó a administrar su ventaja y dominar el heat que tuvo un cierre fenomenal con fuegos artificiales al momento de cruzar la meta y champagne en el centro de la pista.

“Me siento muy contento, agradecido con Dios, mi familia, patrocinadores y los que hicieron posible este título. Venía de ganar la monomarca del año pasado y me siento satisfecho por haber dominado a bordo de los Toyota Yaris”, comentó Reichert.

El campeón de la categoría novatos fue Cristian Saravia, quien demostró su calidad a lo largo de la campaña y seguramente para el 2018 será inscrito como experto.

 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here