• 7
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El boxeo olímpico sigue en peligro. La relación entre el Comité Olímpico Internacional y la Federación Internacional de Boxeo está muy debilitada. La última muestra es que el COI ha paralizado toda relación con la AIBA y ha abierto una investigación debido a la “preocupación” que existe por la situación ética y financiera (no existen auditorías públicas de sus cuentas). Está previsto que las conclusiones, que pueden dejar fuera al boxeo de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, se publiquen en junio de 2019 durante la asamblea del COI en Lausana (Suiza).

Por el momento, el COI ha congelado todas las ayudas que destinaba a la AIBA, les ha prohibido utilizar su logotipo con el fin de promocionar el deporte y ha paralizado la clasificación para Tokio (tampoco los organizadores pueden vender entradas para esa cita). Unas medidas que son cautelares hasta finalizar la investigación.

Los problemas del COI y la AIBA no son nuevos. Además de la complicada situación financiera del organismo boxístico, en el COI hay descontento con el presidente del organismo, Gafur Rakhimov. El uzbeko está considerado por el Departamento de Estados Unidos un “criminal internacional”, por lo que el su posición incomoda. Rakhimov ocupó la presidencia en la AIBA en 2017, cuando el chino Wu Ching-kuo fue apartado de su puesto por corrupción. Rakhimov ganó el 4 de noviembre las elecciones (86 a 48 ante Serik Konakbayev) y pasó a ser presidente de manera oficial. Lo que provocó la investigación del COI, que había avisado que actuaría si resultaba vencedor en los comicios.

Pese al brete en el que ha puesto el COI al boxeo olímpico, el máximo organismo olímpico ha asegurado que lo hace “para garantizar que en Tokio se pueda realizar el torneo”. Además, el COI también quiso destacar la mejora por parte de la AIBA en materia de dopaje y de arbitraje, uno de los puntos más polémicos en los Juegos Olímpicos de Río y por el que varios árbitros fueron sancionados. Pese a ello, la presencia de Rakhimov y la poca transparencia económica han desembocado la investigación de la AIBA, que podría dejar fuera de los Juegos a un deporte que lleva en esa competición desde 1904.


  • 7
  •  
  •  
  •  
  •  
  •