Barcelona tenía una chance inmejorable para prácticamente sellar su boleto a los octavos de final de la Champions League. Sin embargo, de manera sorpresiva, igualó 0 a 0 en el Campo Nou ante Slavia Praga, quien marcha en el último lugar del Grupo F con solamente dos unidades (empató en la primera jornada ante Inter).

Uno de los grandes responsables de este resultado fue el arquero Ondrej Kolar, quien construyó una especie de muralla bajo los tres palos, evitando cualquier peligro con impresionantes voladas. El checo de 25 años logró detener todos los embates que lideraron futbolistas de la talla de Osmane Dembele, Antoine Griezmann, Arturo Vidal y Lionel Messi.

El portero, tras el encuentro, fue crítico de la actitud del plantel dirigido por Ernesto Valverde. “Messi y algunos ni siquiera nos dieron la mano. Todos estábamos esperando ansiosos hablar con ellos o intercambiar nuestras camisetas después del partido, pero no se comportaron muy bien”, sostuvo el deportista en diálogo con idnes.cz.

El arquero de Slavia Praga criticó a Lionel Messi (REUTERS/Albert Gea)

Kolar, que inició su carrera en Slovan Liberec y que también pasó por Varnsdorf antes de recalar en Slavia Praga, se lamentó por la actitud de la mayoría de los jugadores culés, que se fueron enfadados del campo de juego una vez concluido el partido.

No obstante, el arquero valoró el gesto de Marc-André ter Stegen, quien, a diferencia de sus compañeros, lo esperó camino al vestuario para felicitarlo por su soberbia actuación. “Me detuvo en el túnel y me dijo que no había visto a un portero tan bueno en mucho tiempo y que fue un placer verme jugar con los pies”, esbozó.

“Para mí fue un premio que un portero como Ter Stegen me esperara al final del partido y me elogiara, me puso la piel de gallina”, admitió Kolar sobre el diálogo que mantuvo con el guardameta de la selección alemana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here