• 13
  •  
  •  
  •  
  •  

El belga Tim Wellens, líder del equipo Lotto Soudal, se alzó con el triunfo en la cuarta etapa del Giro de Italia, 202 kilómetros entre las localidades sicilianas de Catania y Caltagirone con un durísimo final, una rampa de casi 800 metros con fuerte porcentaje donde el corredor belga impuso su ley. Rohan Dennis (BMC) conserva el liderato.

La carrera comenzó con fuerte ritmo, más de 200 kilómetros con continuos toboganes en un recorrido incómodo y que hacía prever movimientos. Apenas a los veinte kilómetros se formó la fuga ‘buena’ del día, con cinco modestos corredores (Frapporti, Belkov, Jauregui, Mosca y Barbin) que anduvieron 160 kilómetros escapados, pero sin superar nunca los tres minutos de diferencia sobre el pelotón.

Enrico Barbin, del equipo Barbiani, se alzó con las dos cimas puntuadas de la jornada para reforzar su jersey de líder de la montaña, la segunda de ellas en la hermosa localidad de Vizzini. Primero se quedaron de la fuga el propio Barbin y el galo Jauregui, siendo cazados los tres ‘héroes’ restantes apenas a trece kilómetros de meta.

Tras un intento serio de Valerio Conti (Emirates), rodando en solitario varios kilómetros y con casi medio minuto de margen, en la rampa final de Caltagirone no aparecieron los favoritos principales a la victoria final, imponiendo Tim Wellens su fuerza y su gran estado de forma. El australiano de BMC Rohan Dennis, que llegó bien con los de adelante, conserva la ‘maglia rosa’ con un segundo sobre Dumoulin.


  • 13
  •  
  •  
  •  
  •