• 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Novak Djokovic ilusiona en Wimbledon. Verle ganar y de la manera que lo está haciendo este año en el Grand Slam británico es una de las mejores noticias que podía haber el mundo del tenis. Se trata del regreso, parece que definitivo, de uno de los más grandes de la historia. El serbio, con una determinación y un genio con los que no se manejaba desde hace tiempo, ha ganado a Kei Nishikori en cuatro sets (6-3, 3-6, 6-2 y 6-2 en 2h:35) y jugará las semifinales del torneo por octava vez. Espera rival y será de aúpa: Nadal o Del Potro.

Con su pase sube varios escalones en las tablas históricas de las penúltimas rondas. Empata con John McEnroe en Wimbledon y pasa a Jimmy Connors en los Grand Slams con 32. Ya lleva 63 victorias en el campeonato inglés, las mismas que el cuarto, Pete Sampras e iguala a Stefan Edberg en el octavo lugar de la tabla de triunfos en partidos ATP con 806.

Todo lo ha cerrado este miércoles con un trabajo de fino estilista, 40 golpes ganadores y 21 errores no forzados; un 85% en puntos ganados con primeros servicios y siete breaks. Pero por encima de todo está su actitud, esa mirada loca que le imbuye de poder… y la furia que le convierte en temible. El gran Djokovic ha vuelto, esperemos que para quedarse mucho tiempo.


  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •