• 62
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Pese a que el diputado Luis Hernández Azmitia, en reiteradas ocasiones ha criticado el actuar y la gestión de Jordán Rodas al frente de la Procuraduría de los Derechos Humanos, el pasado martes el parlamentario se presentó a la PDH para presentar una denuncia por supuestas amenazas en contra de él y su familia. Hernández Azmitia asegura que el presidente de la Portuaria Quetzal, Bernardo López conjuntamente con Guillermo González Flores financiaron una nota periodística en un medio de comunicación escrito donde se le difama.

 

De acuerdo con el diario escrito elPeriódico, Hernández Azmitia “busca lograr la renuncia de las autoridades de la Empresa Portuaria Quetzal (EPQ), aduciendo su incapacidad para resolver los problemas del puerto como la paralización de las grúas del prófugo de la justicia, Jurg Widmer Probst, debido a que las autoridades se niegan a renovar su contrato que contiene cláusulas leoninas a los intereses del Estado, como la exclusividad (monopolio) y lucro cesante (se les debe pagar aún si no son utilizadas”.

Según la información publicada por elPeriodico, Hernández Azmitia omite mencionar en esta lucha por la Portuaria Quetzal, que dos empresas de las que son accionistas su esposa, suegro y cuñados han sido proveedoras de la EPQ y se han beneficiado con contratos otorgados para este tipo de obras.

Al ser consultado respecto a ello, el parlamentario aseguró que su familia política es accionista de estas empresas desde tiempo antes que tuvieran relación. El congresista afirma que la información divulgada busca desligarlo de su fiscalización a la portuaria.

 

Hernández Azmitia dijo que el Procurador Jordán Rodas, es “diferente” a la PDH y que su denuncia iba dirigida a la institución y no al funcionario. Asimismo reiteró su malestar con el accionar de Rodas.

 

 


  • 62
  •  
  •  
  •  
  •  
  •