•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Muchas de las víctimas murieron calcinadas en sus vehículos mientras trataban de escapar de las llamas en una carretera del centro de Portugal.

El incendio forestal más mortífero en décadas se inició el sábado y se propagó rápidamente ayudado por fuertes vientos. Las autoridades creen que un rayo pudo haberlo originado.

La zona más golpeada fue Pedrógão Grande, pero según reportan medios locales también se extendió a las regiones de Coimbra y Castelo Branco.

“Quiero mostrar total solidaridad con todas las poblaciones afectadas, en especial con las familias que han sido víctimas de esta tragedia humana que no tiene comparación con ninguna otra”, dijo el primer ministro portugués, António Costa, ante los medios el pasado domingo.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •