•  
  •  
  •  
  •  
  •  

“No creo que hayamos competido esta noche. No creo que realmente hayamos competido en lo que va de temporada. Así es como estamos ahora mismo”. Steve Kerr fue sincero a la hora de hablar de su equipo, unos Warriors que debido a las expectativas que tienen a largo plazo ven la mayoría de los partidos como compromisos en los que no es necesario dar el cien por cien.

Por ahí es por donde han llegado parte de las seis derrotas que suman este año y por ahí es por donde esta jornada los Lakers casi han dado la campanada. Golden State se impuso en su visita al Staples Center por 123 a 127, un encuentro que necesitó de una prórroga para determinar al vencedor.

Fue Stephen Curry, errático toda la noche —1 de 7 en triples durante los cuatro cuartos—, quien puso a los Warriors en el camino al triunfo anotando dos triples al comienzo del tiempo extra y logrando un total de 13 de los 18 puntos de su equipo en esos cinco minutos (Durant anotó otros 4 y Green 1). El base emergió cuando más lo necesitó su equipo y evitó que los campeones perdiesen por segundo partido consecutivo, algo que no ha ocurrido aún esta temporada.

Fuente: NBAmaniacs


  •  
  •  
  •  
  •  
  •