Medidas de seguridad implementadas en Guatemala y México no detendrá el éxodo desde los países expulsores de migrantes, y aparte del aumento de detenciones, traerá efectos colaterales como el alza en los costos del coyotaje, siendo un mayor riesgo para los migrantes, quienes se verán obligados a buscar nuevas rutas.

El aumento de los riesgos va de la mano con el alza de los precios por el servicio de coyotaje, según estiman los expertos.El funcionario precisó que antes del cambio de políticas migratorias en México, el Consulado atendía por semana de 150 a 200 guatemaltecos y que el número han llegado a hasta 500 personas.

Cada proceso de aseguramiento implica que el Consulado de Guatemala debe entrevistar al migrante para saber en qué condiciones están, luego documentarlo y brindarle asesoría para su proceso de repatriación.

Una de las principales preocupaciones es que, con el afán de pasar desapercibidos, los migrantes se internarán por rutas más riesgosas. Organizaciones humanitarias expresan que las medidas restrictivas de los gobiernos no impedirán de ninguna forma la migración de familias centroamericanas porque para miles de ellos migrar es cuestión de sobrevivencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here