•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Corea del Norte mostró el miércoles resistencia a las nuevas sanciones de las Naciones Unidas después de su sexta y mayor prueba nuclear, prometiendo redoblar esfuerzos para defenderse de lo que dijo era la amenaza de una invasión de Estados Unidos.

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo que las sanciones del lunes, acordadas unánimemente por parte de los 15 miembros del consejo de seguridad de la ONU, eran sólo un pequeño paso hacia lo que se necesita en última instancia para controlar a Pyongyang sobre su programa nuclear y su programa de misiles.

El ministro de Relaciones Exteriores norcoreano dijo que las resoluciones eran un incumplimiento de su legítimo derecho a defenderse y estaban dirigidas a “asfixiar completamente a su país y pueblo con un bloqueo económico”.

“Corea del Norte redoblará los esfuerzos para aumentar su fortaleza y asegurar la soberanía del país y el derecho a existir y para preservar la paz y la seguridad de la región estableciendo un equilibrio funcional con Estados Unidos”, dijo en un comunicado la agencia oficial norcoreana.

El comunicado se hizo eco de los comentarios del martes del embajador del país en la ONU, Han Tae Song, quien dijo que Pyongyang estaba “listo para usar grandes medidas”.

“Las medidas… harán que Estados Unidos sufra el mayor dolor que ha experimentado en su historia”, dijo Han.

El diario norcoreano Rodong Sinmun acusó a Corea del Sur de ser una “marioneta” de Washington, criticando el acuerdo de Seúl con Estados Unidos para cambiar una norma bilateral que ahora permite al Sur usar sin límites cargas explosivas en sus misiles.

El Consejo de Seguridad de la ONU acordó impulsar las sanciones contra Corea del Norte, prohibiendo sus exportaciones textiles y limitando el suministro de combustible, además de hacer ilegal para las empresas extranjeras formar sociedades conjuntas con entidades norcoreanas.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here