Estados Unidos sigue siendo el favorito para las principales casas de apuestas pero algunas voces y rankings han puesto en duda esta condición en las últimas semanas. Tras acumular hasta 16 bajas respecto a los jugadores convocados, la selección norteamericana se ve expuesta al reto de mantener una hegemonía que hasta hace poco resultaba indiscutible y que le ha llevado a llevarse el oro de forma autoritaria en las dos últimas ediciones del Mundial (2010 y 2014) por no hablar de los Juegos.

Con esta incertidumbre se pone en marcha este sábado 31 y hasta el 15 de septiembre en diversas ciudades de China la edición XVIII de la Copa del Mundo FIBA. Es la primera vez que este torneo llega al gigante asiático, que se prevé acoja un torneo abierto y, pese a las ausencias, apasionante.

Desde el fiasco vivido en 2006 en la eliminación en semifinales ante Grecia, la federación estadounidense se puso seria en su programación de los campeonatos internacionales. La presencia de estrellas jóvenes pero de primer nivel fue una constante en Mundiales y Juegos. Durant, Kobe, Paul, Curry y Harden, entre otros, demostraron su condición de fueras de serie y su talento unido al planteamiento siempre consistente de Mike Krzyzewski no dejó opción a los rivales.

El cambio de cadencia de los Mundiales, a celebrar ahora un año antes de unos Juegos que siguen siendo más atractivos para las estrellas, y un convulso mercado NBA amenazaron ese delicado equilibrio y provocaron este verano una cascada de renuncias que exponen al Team USA a una situación complicada.

Anthony Davis, Harden, Lillard, Beal, Gordon, Love, C.J. McCollum, DeRozan, Millsap, Tobias Harris, Shamet, Williamson, Bagley, Lowry, PJ Tucker, y Fox han sido todos los que han renunciado voluntariamente a jugar el Mundial por parte del principal favorito. Sin ellos, el equipo ya ha dado muestras de fragilidad en la preparación, sufriendo incluso una derrota ante Australia (98-94) en Melbourne que puso fin a una racha de 78 triunfos seguidos.

El Team USA es el más afectado pero otras selecciones pierden también potencial por la renuncia de sus cracks NBA. Es el caso de Australia, que no podrá contar con Ben Simmons, Dominicana sin Towns o Horford, Canadá sin Wiggins o incluso España que no puede contar con Mirotic, Ibaka o el Chacho.

Este panorama da opciones a nuevos aspirantes que han estado pugnando por el podio en el concierto internacional recientemente, sobre todo europeos. Es el caso de Serbia, finalista del Eurobasket 2017 y anteriormente plata olímpica en Río, que contará con los NBA Jokic y Bogdanovic para tratar de dar un paso más en su progresión de retorno a la elite mundial. O de Grecia que presenta el factor diferencial del MVP de la NBA, Giannis Antetokounmpo, que parece capaz también de dominar el basket FIBA. Lejos de Europa, Argentina, Australia y Canadá parecen los únicos capaces de competir en la ronda final y, cuanto menos, asegurar presencia en Juegos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here