•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

China exigió el jueves a Canadá que libere a una ejecutiva de Huawei Technologies detenida en un caso que se suma a las tensiones tecnológicas con Estados Unidos y amenaza con complicar las negociaciones comerciales entre Beijing y Washington.

La directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, enfrenta una posible extradición a Estados Unidos, según las autoridades canadienses. Estaría acusada de intentar evadir las restricciones estadounidenses al comercio con Irán, reportó el diario The Globe and Mail citando fuentes policiales.

La detención se hizo pública tras el anuncio de una tregua en la guerra arancelaria que enfrenta a Estados Unidos y China por la política tecnológica de Beijing. Meng fue arrestada en Vancouver el sábado, el mismo día que los presidentes Donald Trump y Xi Jinping se reunieron en Argentina y anunciaron su acuerdo.

Las bolsas asiáticas acusaron la noticia por temor a nuevas tensiones entre las dos mayores economías del mundo que ya amenazaron el crecimiento global. Los índices de Tokio y Hong Kong perdieron un 1,9% y un 2,8%, respectivamente, y el de Shanghái caía un 1,7% a mediodía.

La embajada de China en Ottawa dijo que Meng no violó ninguna ley estadounidense ni canadiense y exigió que Canadá “corrija inmediatamente el error” y la deje en libertad.

“El lado chino expresa su firme oposición y protesta enérgicamente contra esta grave violación de los derechos humanos”, dijo la delegación diplomática en un comunicado.

Huawei Technologies Ltd., que es el mayor proveedor mundial de equipos de red empleados por las empresas de telefonía e internet, ha estado en el centro de serias preocupaciones de seguridad estadounidenses. Washington ha presionado a los países europeos y a otros socios para que limiten el uso de su tecnología.

Estados Unidos considera que Huawei y proveedores de tecnología chinos más pequeños son posibles frentes para el espionaje de Beijing y son competidores comerciales que, según el gobierno de Trump, se benefician de subsidios y barreras comerciales indebidas.

El aumento de los aranceles a las importaciones chinas decretado este año por Trump parte de las quejas de que Beijing presiona a las empresas extranjeras para que entreguen su tecnología a socios locales.

Pero las autoridades estadounidenses también están preocupadas por los planes del gigante asiático para un desarrollo industrial patrocinado por el estado que temen pueda amenazar el liderazgo industrial de Washington.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •