• 20
  •  
  •  
  •  
  •  

El pasado lunes el nombre de Saúl ‘Canelo’ Álvarez (49-1-2, 34 KO) dio la vuelta al mundo por sorpresa. Golden Boy reveló que su púgil había dado positivo por clembuterol en dos controles antidopaje realizados el 17 y el 20 de febrero. El mexicano arrojó una cantidad de 0,6 y 0,8 nanogramos por militro, mínima, por lo que la Agencia Mundial Antidopaje (WADA, en inglés) y la Comisión Atlética de Nevada (que regula su revancha del 5 de mayo contra Golovkin) aceptarón la explicación de Canelo y le permiten seguir adelante con el combate.

El púgil de Guadalajara afirmó que ambas pruebas positivas se habían producido al ingerir carne contaminada. Además, Canelo se trasladó directamente a San Diego (California, Estados Unidos) para iniciar su campamento y “someterse a todas las pruebas que sean necesarias”, afirmaba el púgil en un comunicado. Dicho y hecho, porque la WADA no tardó en visitarlo de nuevo. Según revela The Ring, Canelo ha pasado un control el día 2 de marzo y otro el 5 y en ambos no se ha encontrado trazo alguno de clembuterol.

Esos dos resultados avalan la teoría de Canelo, que quiso probar su inocencia desde el inicio. “Soy un deportista íntegro y lo voy a demostrar”, declaró el lunes. El mexicano y Golovkin se encuentran voluntariamente integrados en el programa antidopaje de la WADA, por lo que seguirán pasando controles de manera constante y sin aviso antes de su combate. Toda esa información será enviada a la WADA y la Comisión de Nevada para que lo añadan a su investigación, la cual debería finalizar antes del próximo 5 de mayo, día del combate.


  • 20
  •  
  •  
  •  
  •