•  
  •  
  •  
  •  

14462748_1079159422138825_9218984057010425463_nEn un final memorable, Argentina derrotó a Rusia por 5-4 y se consagró campeón por primera vez en su historia de la Copa Mundial de Fútsal de la FIFA. Además, Fernando Wilhelm obtuvo el Balon de Oro adidas y Nicolás Sarmiento el Guante de Oro adidas.

El partido que cerró Colombia 2016 se jugó el sábado 1 de octubre en el Coliseo del Pueblo de Cali.

El primer tiempo fue una batalla táctica. Los dos apostaron a la presión alta y continua para evitar transiciones fáciles, al mismo tiempo que plantearon su ataque a partir de un pívot definido.

En ese duelo, Rusia pareció algo más seguro, pero una vez que no logró resultados con su ataque posicional, abusó de las salidas largas, una situación que Argentina supo controlar.

Es cierto que Eder Lima, tras dos rebotes en el área, abrió el marcador para Rusia, pero Argentina tardó apenas 26 segundos empatar a través de Alamiro Vaporaki.

Los argentinos ganaron en confianza. Seguros con el balón, incomodaron a los rusos a tal punto que llegaron al límite de faltas con 3 minutos por jugar. Una situación que aprovechó Leandro Cuzzolino para anotar el 2-1 de segundo penal sobre el cierre de la etapa.

El rápido empate de Lima en el complemento podría haber hecho dudar a Argentina, pero fue todo lo contrario. Porque dos apariciones de Alan Brandi, en apenas 1’25” posteriores al 2-2, le permitió quedar 4-2 arriba en el resultado.

Sergey Skorovich probó una variante tras otra: un pívot definido, dos pívots y dos alas ofensivas, remates de larga distancia…

Argentina pareció tener una respuesta para todo menos para Lima, capaz de encontrar huecos impensados para disparar, aunque ahí apareció la figura de Nicolás Sarmiento.

Faltaban 6′ cuando los dos llegaron al límite de faltas. Argentina tuvo otro segundo penal a favor, pero esta vez Gregory Zamtaradze, quien reemplazó a Gustavo para la ejecución, frustró a Cuzzolino.

Con la afición dividida, los minutos finales fueron de altísima intensidad. Rusia apeló al arquero jugador, con todo el riesgo que eso conlleva. Y lo pagó cuando Constantino Vaporaki, desde su campo, anotó el 5-2.

Rusia jamás tiró la toalla. Descontó por intermedio Dimity Lyskov y un segundo penal de Lima la puso a tiro del empate con 19 segundos por jugar. Pero Argentina pudo defender el último balón y se quedó con toda la gloria.


  •  
  •  
  •  
  •  

Comments

comments

Dejar una respuesta